Militares en Kosovo

16.000 efectivos de la fuerza militar la KFOR (bajo dirección de la OTAN) velan por la seguridad en la zona. A pesar del número están teniendo serias dificultades en Mitrovica donde los radicales serbios provocan grandes disturbios.

Fruto de los enfrentamientos, un policía ucraniano falleció por la explosión de una granada lanzada por nacionalistas serbios. El policía español que intento actuar como escudo humano resultó herido.

by Nowel

 

Alonso elude aclarar si seguirán las tropas en un Kosovo autónomo

 MIGUEL GONZÁLEZ (ENVIADO ESPECIAL) – Split – 05/12/2007

 

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, eludió ayer anticipar si España retirará sus tropas de Kosovo -600 soldados- en el probable caso de que la provincia serbia declare unilateralmente la independencia a partir del lunes, cuando concluye el plazo para alcanzar un acuerdo que se antoja inviable. “Es el momento de arrimar el hombre, no de adelantar criterios”, dijo Alonso, tras entrevistarse en el aeropuerto de Split (Croacia) con su homólogo alemán, Franz Josef Jung, con el ministro de Exteriores portugués, Luis Felipe Amado Marqués, y con el Alto Representante de la UE para la política exterior y de seguridad común, Javier Solana.

 

Los cuatro acabaron recalando en la ciudad de la costa dálmata después de que las condiciones meteorológicas les impidieran aterrizar en Sarajevo, donde tenían previsto acudir a la toma de posesión del general español Ignacio Martín Villalaín como jefe de la misión de la UE en Bosnia-Herzegovina. A pesar del contratiempo, Alonso calificó la jornada de “histórica” y recordó que es la primera vez que España asume el mando de una operación internacional, en la que participan 2.100 militares de 31 países.

 

Pese a la importancia del evento, las miradas estaban puestas ayer más el sur, en Prístina, donde el Gobierno del ex guerrillero Hasmim Thaçi podría declarar la independencia a partir del 10 de diciembre. Alonso reconoció que “las cosas no van bien”, en alusión a los esfuerzos de la troika (EE UU, UE y Rusia) por lograr un acuerdo consensuado entre serbios y kosovares, pero se resistió a darlo todo por perdido.

 

La OTAN advierte que utilizará la fuerza si se producen enfrentamientos en Kosovo

 

El secretario general de la Alianza amenaza con dar “una respuesta contundente” contra quién ejerza la violencia

 

EFE – Bruselas – 07/12/2007

 

La OTAN no dejará que se imponga la violencia en Bosnia-Herzegovina ante la crisis abierta por la posible independencia de Kosovo. Lo ha advertido hoy el secretario general del organismo internacional, Jaap De Hoop, en la apertura de la reunión de ministros de Exteriores de la Alianza. Ante posibles enfrentamientos entre serbios y albanokosovares por Kosovo, el secretario general de la OTAN ha amenazado con dar “una respuesta contundente” contra cualquiera que ejerza la violencia en la región.

 

“La determinación de la Alianza es que Kosovo sea un lugar en el que albanokosovares y serbios sean capaces de vivir juntos, en paz y sin temor”, ha dicho De Hoop. Para ello, los máximos responsables diplomáticos occidentales aprobarán mantener la misión militar y reforzar sus 16.000 soldados en caso necesario.

 

La OTAN se ha fijado la estabilidad de Bosnia-Herzegovina como un asunto crucial, debido a la frágil estabilidad que vive la región tras la guerra de 1992-1995 y el futuro incierto de Kosovo. Las negociaciones entre serbios y albaneses sobre el estatus de la región kosovar no avanzan y tienen hasta el próximo 10 de diciembre, fecha en el que concluye la última fase de negociación. El Consejo Atlántico, donde se encuentran reunidos los 26 países miembros de la OTAN, coincide con la entrega al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, del informe de la “troika” internacional formada por EEUU, Rusia y la Unión Europea.

 

Rusia alerta de riesgos en Kosovo

 

La OTAN mantendrá 16.000 soldados en la provincia por tiempo indefinido

 

RICARDO M. DE RITUERTO – Bruselas – 08/12/2007

 

El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, pareció ayer dar por perdida la batalla al decir que “si Kosovo se resuelve como creemos que se va a resolver, sentará un precedente” que abrirá “una pendiente muy resbaladiza”, con posibles consecuencias en Europa y otras partes del mundo. Condoleezza Rice, la secretaria de Estado norteamericana, le dio la razón sobre lo crítico de la coyuntura ante la inevitable independencia de la provincia serbia al reclamar la unidad de los aliados “en lo que va a ser un periodo difícil”.

 

Los aliados atendieron la llamada de Rice y acordaron mantener, y reforzar si fuera necesario, los cerca de 16.000 efectivos de la Fuerza de Seguridad para Kosovo (KFOR) dirigidos por la OTAN con el aval de la ONU Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, recibió ayer el informe de la troika (UE, Estados Unidos y Rusia) que ha estado mediando desde el verano entre serbios y albanokosovares en busca de un imposible acuerdo y pudo leer en la primera línea que los diplomáticos había sido incapaces de lograr un acuerdo. No hay propuestas sobre el estatus final.

 

Las conversaciones fueron útiles porque ambas partes se comprometieron a evitar la violencia, pero nadie estuvo dispuesto a ceder en la soberanía. Serbia ofreció una autonomía con atributos casi de Estado independiente que Pristina rechazó porque no acepta otra cosa más que la independencia.”La realidad es que el proceso de la troika ha llegado a su final. Y de lo que se oye está claro: hay que pasar a otra cosa”, manifestó Rice al concluir la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN que tuvo a Kosovo como asunto estelar. A los aliados les interesa sobremanera el compromiso de dar garantías de seguridad e integridad física y patrimonial a los serbios en Kosovo.

 

Ahí entra la KFOR -fuerza que será reforzada en caso de necesidad y a cuyo uso no se impondrán limitaciones. En la declaración de ayer se advierte de que “la OTAN responderá decididamente a cualquier intento de dañar la seguridad de cualquier persona en Kosovo”. Jaap de Hoop Scheffer, secretario general aliado, fue rotundo: “Nadie debe hacerse la ilusión de que la violencia es una solución. KFOR está preparada”.

 

La UE ofrece el envío inmediato a Kosovo de una misión civil

 

Iniciativa europea

 

RICARDO M. DE RITUERTO – Bruselas – 10/12/2007

 

Como no hay acuerdo posible -porque Kosovo sólo acepta la independencia que Serbia no le quiere conceder- y la situación de protectorado de la ONU lleva camino de pudrirse, la Unión Europea está llamada a tomar la iniciativa, como recordaron a sus colegas los ministros de los cuatro países europeos del Grupo de Contacto (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) en una carta cursada el viernes.

 

“La Unión Europea jamás ha dicho nada sobre reconocimiento de la independencia, como ha hecho Estados Unidos”, señala la misma fuente. “Se han dicho cosas en privado, mostrando realismo, pero no se ha dicho qué se va a hacer exactamente”. El realismo hace que la mayoría acepte la independencia y que la vaya a reconocer, iniciativa de la que recelan cuatro o cinco países.

 

A España no le gusta la idea, pero ha hecho saber que no romperá la unidad. De los más recalcitrantes (Chipre, Grecia, Eslovaquia y Rumania) se espera una “abstención constructiva”.Lo crucial es que Kosovo coordine su declaración con Estados Unidos y con la UE, que esta misma semana debería ofrecerse para desplegar sobre el terreno la fuerza civil de seguridad y Estado de derecho (jueces, fiscales, funcionarios de prisiones) de unos 1.500 efectivos que pensaba haber movilizado ya en verano. Con esta oferta técnica y el apoyo político que supone, Ban Ki-moon, el secretario general de Naciones Unidas, podría dar el visto bueno a la intervención europea, paso previo al reconocimiento de la independencia conforme a un calendario todavía por fijar.

 

El Consejo de Seguridad debe reunirse el día 19 en Nueva York para analizar la situación. Rusia se niega a aceptar la independencia y ha amenazado con hacer uso de su derecho de veto, por lo que no habrá nueva resolución sobre Kosovo y se seguirá aplicando la 1.244, vigente desde 1999 y en la que se basa el despliegue de la OTAN. La misma resolución autoriza al secretario general a establecer una presencia internacional civil como la que propone la UE.

 

Tropas española en el avispero

 

España es visible en Kosovo a través de sus soldados: 630 mujeres y hombres. No hay presencia diplomática por decisión política, a pesar de que la tienen algunos países tan opuestos a la independencia como Rusia. Madrid ha cambiado de actitud, no de posición, en los últimos meses. De miembro del grupo contrario a la secesión ha pasado a aceptar lo inevitable, apoyar el consenso en la Unión Europea y reservarse el derecho de no reconocer (aún) el futuro Estado.La UE y EE UU van a promover un cambio de estatus en Kosovo basado en la resolución 1244 del Consejo de Seguridad, que en realidad viola algunos de sus principios, como la integridad de Serbia.El objetivo es evitar un nuevo texto, que Moscú vetaría, sin salirse de la legalidad internacional. Lo llaman ambigüedad creativa. Este retorcimiento de las posibilidades de la 1244 con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon solicitando el envío de una misión de la UE a Kosovo, permitirá al Gobierno español mantener sus tropas sin violar su compromiso de no participar en misiones sin el aval de Naciones Unidas.España tiene su cuartel general en Istok, donde hoy se producirá la transferencia de mando entre la actual agrupación y su relevo, que incluye una compañía de la Legión.Los nuevos se quedarán hasta abril, cuando el proceso esté en su fase más peligrosa. España da protección a las minorías en una zona compleja, cerca de las fronteras de Serbia y Montenegro. De las tropas españolas depende la protección de dos joyas culturales, el monasterio de Goriok y la ermita de Cerkolez. Su imagen es buena desde que se desplegaron en 1999.

 

Las fuerzas de la OTAN toman el control del norte de Kosovo

 

Serbia califica de “inaceptable y excesiva” la intervención militar en Mitrovica

 

ANDREU MISSÉ – Bruselas – 19/03/2008

 

Fuerzas de la OTAN integradas por soldados españoles, franceses y belgas, ocuparon ayer Mitrovica, al norte de Kosovo, tras los graves enfrentamientos del pasado lunes, que ocasionaron la muerte a un policía ucranio y heridas graves a otro. La decisión se adoptó por mandato de la ONU, según fuentes próximas a la Alianza. Los enfrentamientos en el desalojo de la sede del tribunal de la ONU en Mitrovica, que había sido ocupado por serbios, se saldaron con más de 150 personas heridas, de ellas 80 manifestantes y 75 policías y militares. La unidad de policías ucranios de la UNMIK, bajo mandato de la ONU, fue la que tuvo el papel más activo en la liberación del tribunal.

 

La decisión de la OTAN se produjo en última instancia, al haber dejado de ser operativos los dos primeros niveles de la estrategia de defensa constituidos por la policía multiétnica de Kosovo y las unidades de la UNMIK. La policía multiétnica se encuentra en parte debilitada por haber sufrido un importante número de deserciones en las últimas semanas.

 

La UNMIK, constituida por un contingente de unos 3.500 militares, continuará en la zona hasta que se estabilice la situación. El objetivo de la OTAN “es evitar la violencia, asegurar la libertad de movimientos y cumplir estrictamente el mandato de la ONU”, indicaron las mismas fuentes.

 

Por su parte, la UE intenta recomponer la situación prestando la máxima atención a Serbia, país que se encuentra en situación difícil al tener que asumir la pérdida de una parte de su territorio. La búsqueda de una salida política a la crisis será analizada en la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE, que se celebrará en Brdo (Eslovenia) los próximos días 28 y 29. A la reunión están invitados también los ministros de Exteriores de todos los países de los Balcanes, incluido el de Serbia, Vuk Jeremik. Para la UE es fundamental un entendimiento con Serbia pensando en el futuro de la región.

 

Jeremik ha enviado una protesta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en la que calificaba de “inaceptable” y “excesivo” el uso de la fuerza por parte de las tropas internacionales. El presidente serbio, Boris Tadic, pidió ayer a todas partes que pongan fin a los actos de violencia.

 

Kosovo, aunque proclamó su independencia el pasado 17 de febrero, se encuentra bajo el protectorado de la ONU. La vigilancia en el territorio se ejercita en tres niveles: la policía multiétnica, la policía de UNMIK y la fuerza militar de la Kfor (OTAN), integrada por unos 16.000 efectivos. Todos bajo mandato de la ONU.

 

Condoleezza Rice, secretaria de Estado de EE UU, el país que más ha apostado por acelerar la independencia de Kosovo sin tener en cuenta la capacidad de integración del proceso por parte de Serbia, hizo ayer un llamamiento a la calma. “Creo que todos estamos de acuerdo en que las partes deberían abstenerse de toda violencia y provocación”, dijo. El ministro de Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, manifestó ayer que los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de la Kfor “no servirán para nada” y que “la comunidad internacional no se dejará intimidar”.

 

El guardia civil herido hizo de escudo humano

 

MIGUEL GONZÁLEZ – Madrid – 19/03/2008

 

El sargento de la Guardia Civil Miguel Ángel Movina se recuperaba ayer de sus heridas en la base española de Istok (Kosovo). Los médicos le extrajeron una esquirla de granada de una mejilla, pero decidieron no sacarle otra que tenía alojada por encima de la rodilla derecha. Según fuentes del instituto armado, sus heridas carecen de gravedad y ni siquiera se ha planteado su repatriación a España.

 

Más afectado se encontraba, según las mismas fuentes, desde el punto de vista anímico. El agente resultó alcanzado por la explosión de una granada cuando trataba de proteger con su cuerpo a un policía ucranio. Este último, al contrario que el español, carecía de chaleco antibalas, por lo que Movina intentó servirle de escudo. Fue inútil, pues el policía ucranio ya había sido alcanzado por los disparos que le costaron la vida. Pocas horas después falleció.

 

Los incidentes se iniciaron a las seis de la mañana del lunes, cuando la policía de la ONU y tropas de la OTAN asaltaron el tribunal de distrito de Mitrovica ocupado desde el viernes por nacionalistas serbios. En el momento en que los agentes conducían detenidos a 53 desalojados, unos 1.500 manifestantes empezaron a arrojarles piedras y cócteles molotov. Varios vehículos policiales fueron incendiados y 20 de los detenidos liberados por la multitud, desde la que se disparó contra las fuerzas internacionales con armas automáticas y se lanzaron al menos 20 granadas de mano, según informes oficiales.

 

Nacido en San Sebastián hace 30 años y destinado en la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid, Movina llegó a Kosovo el 3 de agosto. Es el jefe adjunto de la unidad antidisturbios (FPU). En total, España cuenta con ocho guardias civiles y siete policías en la misión de Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK).

 

ENTREVISTA: CORONEL JOSÉ ACEVEDO Jefe del contingente español

 

“En Kosovo somos exquisitamente neutrales”

 

MIGUEL GONZÁLEZ – Madrid – 20/03/2008

 

El coronel José Acevedo Espejo (Ceuta, 1955) es, desde el pasado 16 de diciembre, jefe del contingente número 19 enviado por España a Kosovo desde la guerra de la OTAN contra el régimen de Milosevic, en 1999.Durante su mandato se ha producido un hecho que ha reavivado un conflicto que parecía ya extinguido: la declaración unilateral de independencia de Kosovo el pasado 17 de febrero.

 

Un centenar de los 585 soldados del contingente español -procedentes en su mayor parte de la guarnición de Ceuta, como el propio Acevedo, jefe de regulares- se han desplegado en Mitrovica, la ciudad kosovar de mayoría serbia que el lunes fue escenario de una explosión de violencia que se saldó con un muerto y más de 150 heridos.

 

Su principal responsabilidad es, sin embargo, garantizar la estabilidad de la municipalidad de Istok, al oeste de Kosovo, con 500 kilómetros cuadrados y 60.000 habitantes, de los que 700 son serbios.

 

Ayer, en conversación telefónica con EL PAÍS, el coronel se esforzaba por transmitir tranquilidad en medio de las convulsas noticias procedentes de la zona.

 

Pregunta. ¿Qué diferencias aprecia entre la actual situación de Kosovo y la que conoció entre los años 1999 y 2002?

Respuesta. La evolución ha sido muy positiva. Han mejorado ostensiblemente las condiciones de vida y las infraestructuras.

P. ¿Y la puesta en marcha de una administración multiétnica y una economía que funcione?

R. Se han dado pasos, pero queda mucho por hacer. No lo veo en un plazo cercano.

P. ¿En qué ha variado su misión tras la declaración unilateral de independencia?

R. En nada. Seguimos realizando las misiones que nos manda el comandante de la Kfor, [Fuerza de la OTAN para Kosovo] de acuerdo con el Oplan 10501, cuyo objetivo es mantener un entorno estable y garantizar la libertad de movimientos, permitiendo el retorno seguro de los desplazados.

P. En su zona de responsabilidad hay tres enclaves serbios, de cuya protección se ocupan las tropas españolas. ¿Cómo han reaccionado? ¿Se ha producido algún incidente? ¿Teme que haya un éxodo masivo?

R. Ni incidente, ni intento de incidente. Aunque es verdad que están preocupados, porque creen que estos hechos podrían afectarles en cualquier momento, por la información que tenemos, no se ha marchado nadie, ni tienen intención de hacerlo.

P. ¿Ha habido deserciones de serbios de las instituciones locales como en el norte?

R. No en nuestra zona. Desgraciadamente, no habíamos llegado al punto de que hubiera serbios en las instituciones locales.

P. ¿Eran previsibles disturbios como los de Mitrovica?

R. Kfor había tomado medidas preventivas, porque se cumplía el aniversario de los sucesos del 17 de marzo de 2004 [en los que hubo 14 muertos en enfrentamientos entre serbios y albaneses] y el primer mes desde la independencia. Se preveía que podía ocurrir algo, aunque no sé si con tal nivel de violencia.

P. Los manifestantes llevaban armas automáticas y granadas. ¿Fue algo preparado?

R. Da la impresión de que sí, pero no se puede estar seguro.

P. Entre otras medidas, se enviaron tropas españolas. ¿Desde cuándo estaban en el norte?

R. Hacía menos de 48 horas. Cada contingente tiene una compañía de reserva que se desplaza allí donde hace falta reforzar. En este momento, nuestra compañía estaba en el turno que marca COMKFOR [el Comandante en jefe de la Kfor], pero podía haber sido cualquier otra.

P. ¿Esa compañía sigue bajo su mando? ¿Cuándo regresará?

R. Sigue bajo mi control operativo y logístico. Está previsto que vuelva a Base España en Istok a finales de mes.

P. ¿Corren un riesgo muy alto en el norte?

R. No hay riesgo. En Mitrovica reina la calma.

P. Pero murió un policía…

R. Eso fue el lunes. Ahora la situación es de calma. Inestable, pero calma.

P. ¿Se ha elevado la alerta?

R. En nuestra zona no. En el norte, sería incomprensible no hacerlo.

P. ¿No existe contradicción entre el hecho de que España mantenga tropas en Kosovo y no reconozca su independencia?

R. Sobre el terreno no hay tal contradicción. Las fuerzas de los distintos países están cumpliendo las órdenes que reciben de COMKFOR quien, a su vez, recibe órdenes del Consejo Atlántico, donde todos los Gobiernos están representados y, preservando su soberanía, deciden sobre los detalles en el empleo de la fuerza. En este punto la claridad es meridiana. Somos exquisitamente neutrales.

ENTREVISTA: MIGUEL MOLINA Sargento de la Guardia Civil

 

“Sentíamos impotencia al ver cómo el policía se desangraba sin poder evacuarlo”

 

M. G. – Madrid – 20/03/2008

 

Cansado y dolorido, pero satisfecho (ha recibido las felicitaciones del ministro Alfredo Pérez Rubalcaba y de su director general, Joan Mesquida, entre otros) y, sobre todo, contento de regresar hoy a España y pasar unos días de permiso con su familia.

 

El sargento de la Guardia Civil Miguel Ángel Molina, de 30 años, ha sido el héroe de los incidentes de Mitrovica. Fue alcanzado por dos esquirlas de granada (una de ellas sigue alojada en su muslo derecho) cuando se inclinó para proteger con su cuerpo al policía ucraniano fallecido en los disturbios. Él le quita importancia. “Fue un gesto instintivo. Yo llevaba un chaleco antibalas y él estaba casi desnudo, bocarriba en el suelo. Me eché sobre él y sentí un pinchazo, apenas nada

 

“Lo peor, explica, fue la impotencia. “Tenía la femoral seccionada y se estaba desangrando, pero no podíamos evacuarlo porque la multitud bloqueaba la salida de las ambulancias. Era para volverse locos”.Molina estaba al mando de 250 agentes antidisturbios de la ONU, cuya misión era asegurar un perímetro de seguridad en torno a la sede del tribunal de distrito de Mitrovica, mientras sus compañeros de la unidad de intervención desalojaban a los nacionalistas serbios que la ocupaban desde el viernes.

 

El desalojo se desarrolló sin incidentes pero, cuando se procedía al traslado de los detenidos, la muchedumbre comenzó a lanzar piedras y cócteles mólótov.”La violencia escaló en cuestión de minutos”, recuerda, “se escuchaban disparos de Kalashnikov desde todas partes y explosiones de grandes petardos, como cartuchos de dinamita”.Finalmente, los refuerzos de la Kfor permitieron controlar la situación. Demasiado tarde para el policía ucraniano mortalmente herido. “No sabemos si se hubiera salvado, pero se perdió un tiempo precioso. Una eternidad”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: