El conflicto de Kosovo

 GUERRA DE KOSOVO 

La larga enemistad histórica entre serbios y albaneses, y el enorme clima de tensión entre las 2 comunidades que habitan en Kosovo, saltó en 1999 por los aires en forma de una guerra prácticamente anunciada.

La limpieza étnica llevada a cabo en Kosovo por el gobierno de Milosevic fue contestada por el Ejercito de Liberación de Kosovo –terrorista para los serbios, movimiento de resistencia para los albaneses- atacando y matando a miembros de la policía serbia. Dado que las cifras del conflicto empezaban a tomar unas magnitudes enormes (300.ooo albaneses exiliados, cientos de muertos… la OTAN decidió intervenir en marzo de 1999, bombardeando Belgrado. No esperaban encontrar mucha resistencia pero Milosevic les hizo frente hasta junio.

Al finalizar la guerra casi 800.000 albaneses regresaron a Kosovo provocando represalias contra los serbios que se vieron obligados a exiliarse. la población de origen serbio en Kosovo se redujo a menos de un cuarto de la que había antes de la guerra.

by Nowel

 

 
 

 

Etnias, nacionalismos y religiones chocan como planetas. El odio es milenario. La paz, precaria. El futuro, tan incierto como peligroso.”

 

Europa abre la vía a un nuevo Estado 

La UE trata de forjar una posición común sobre la independencia de Kosovo

 RICARDO M. DE RITUERTO – Bruselas

 11/12/2007

 Concluido sin resultados el proceso negociador para encontrar una salida pactada al enfrentamiento entre Belgrado y Pristina, la Unión Europea sigue sin lograr una posición común ante la anunciada independencia de Kosovo. “Somos conscientes de nuestras responsabilidades y vamos a actuar en consecuencia”, señaló ayer el presidente de turno de la UE, el portugués Luis Amado. “Trataremos de presentar una posición fuerte y cohesionada sobre este asunto, que es trascendental. Necesitamos tiempo. Esperamos llegar a la unidad de la UE el próximo año”.

La UE sólo está de acuerdo, por ahora, en enviar al territorio una misión civil que tome el relevo de la misión de la ONU y ayude a la estabilidad. “A partir de hoy, Kosovo empieza sus consultas con los principales socios internacionales para coordinar los próximos pasos hacia una declaración de independencia”, declaró ayer en Pristina Skender Hyseni, portavoz de los kosovares en el fallido proceso negociador. “Kosovo y los kosovares necesitan urgentemente claridad. Las instituciones de Kosovo proporcionarán esa claridad muy pronto”. No precisó Hyseni cuándo, pero será “mucho antes de mayo”.

Un calendario oficioso de acontecimientos, prevé seguir el ejemplo de la independencia de Montenegro. Será previsiblemente en febrero y bajo presidencia eslovena, otro país escindido de Yugoslavia, cuando Pristina, tras pactarlo con Washington y la UE, proclame su independencia. El Gobierno esloveno convocará en 48 horas y con carácter de urgencia a los ministros de Exteriores comunitarios para que tomen nota de lo sucedido y adopten una posición común que, en principio, podría no incluir la palabra “independencia”. En esa declaración se pedirá que cada país decida en función de su propio procedimiento. En dos semanas, habría una veintena de reconocimientos de la independencia.

A las palabras de Hyseni respondió Javier Solana, coordinador de la política exterior comunitaria, diciendo no haber tenido ayer ningún contacto con las autoridades kosovares. Amado tampoco dio sensación de haberlo hecho, porque sólo habló de la constante comunicación con los secesionistas en el pasado.

Ambos hablaron al final de una reunión de ministros de Exteriores de la Unión en la que tras un largo e intenso debate resultó imposible llegar a un acuerdo sobre la independencia de la provincia Serbia. En público la misma palabra “indepedencia” es tabú. “Hay ideas distintas y divisivas”, reconoció Amado. “En los últimos meses ha habido un proceso de convergencia. Necesitamos tiempo”.A la posición favorable a la independencia de países que marcan la pauta europea como Francia, Alemania, Reino Unido o Italia, seguidos por una nutrida mayoría, se oponen Gobiernos temerosos del precedente que Kosovo puede sentar. La mayor resistencia la ofrece Chipre, dividido desde 1974. Atenas se solidariza con su hermano chipriota. Eslovaquia y Rumania recelan de las minorías de origen húngaro en sus países. España también repudia la idea.

Las autoridades de Pristina han dejado claro que no habrá declaración unilateral y que lo que se haga en las próximas semanas se hará de forma pactada con Estados Unidos y la UE. “Cualquier decisión debe ser coordinada con los principales actores y la UE tiene un papel que jugar. Esperamos llegar a la unidad de la UE el próximo año”, insistió el ministro portugués Luis Amado.

En el calendario oficial, la primera cita europea se presenta con el Consejo Europeo del próximo viernes, la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que debe dar luz verde a la misión de entre 1.800 y 2.000 efectivos (policías, jueces, fiscales, funcionarios de prisiones, inspectores de aduanas, controladores de fronteras) que ha de tomar el relevo en Kosovo de la que comanda Naciones Unidas. 

España rechaza una declaración unilateral

ANDREU MISSE – Madrid

11/12/2007

España quiso ayer dejar bien claro su rechazo a una “declaración unilateral de la independencia de Kosovo”. Aunque las autoridades kosovares han señalado su propósito de no ir por la “vía de la declaración unilateral” y buscar algún tipo de consenso, el ministro de asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quiso subrayar la posición española para curarse en salud. “Para España una declaración unilateral [de independencia] no es positiva y por lo tanto vamos a tratar de que esto no se produzca”.

En relación con posibles referencias a las demandas territoriales existentes en España, el jefe de la diplomacia española advirtió de que “no hay ninguna comparación, ningún elemento que pueda trasladarse al debate político interno de lo que es la situación en Kosovo”. Moratinos reconoció que todavía “no había una posición unánime entre los Estados miembros de la Unión” sobre este asunto, y que por lo tanto el futuro sobre Kosovo volverá a ser objeto de debate por parte de los líderes europeos en el Consejo Europeo que se celebrará el próximo viernes en Bruselas.

La posición de España se basa en dos principios, que el titular de Exteriores explicitó de nuevo: “Respeto a la legalidad internacional y a la unidad europea”. En su opinión, “nunca en la historia una declaración unilateral de independencia ha sido positiva”, como tampoco “nunca en la historia una violación de la legalidad ha sido positiva”. El ministro evitó pronunciarse sobre la posición de España si al final se acuerda la independencia de Kosovo, señalando que “a partir de ahí ya tomaremos las decisiones que estimemos más oportunas”.En lo que sí existe práctica unanimidad es en el envío de una misión civil de la Unión Europea al territorio para hacerse cargo de la justicia y la seguridad. Moratinos recordó que el pasado viernes, el Consejo Atlántico había acordado el mantenimiento de las fuerzas de la KFOR (unos 16.000 soldados) sobre “la base jurídica de la resolución 1244 de Naciones Unidas”.

A su juicio, la Unión Europea debería dar el estatus de país “candidato” a la adhesión a la Unión Europea a Serbia, tras considerar el cumplimiento de las condiciones y transcurridos los tiempos necesarios. Recordó que si Croacia había obtenido la candidatura para formar parte de UE, no había motivo para no otorgársela a Serbia. “Si en el futuro cumple las condiciones, cómo no vamos a acoger a Serbia”, dijo. 

La amenaza de perder el territorio resucita el nacionalismo en Serbia 

Los sectores más europeístas alertan del retorno del “fantasma de Milosevic

RAMÓN LOBO- Belgrado

11/12/2007

Serbia, arrastrada por la inminente pérdida de Kosovo, es otra vez un país en blanco y negro, sin colores, ni ilusión, ni esperanza. Años de bombeo ideológico desde las plataformas del Gobierno sobre las terribles consecuencias de la pérdida del territorio que los nacionalistas serbios consideran cuna de su cultura y religión, han generado una población exhausta, perdida en un callejón sin salida. Ayer, el día en que acabó el plazo de las negociaciones entre Belgrado y Pristina y cuando la única vía realista es la declaración unilateral de independencia de Kosovo en unas semanas, Serbia vive sumida en una confusión total en la que nadie se atreve a predecir el siguiente paso.

“El fantasma de Slobodan Milosevic ha vuelto. Grita, nos toca por la noche, da miedo, pero es sólo un fantasma; no es el Milosevic real que podía matar”, asegura Dejan Anastasevic, analista del semanario Vreme y uno de los periodistas más lúcidos de Serbia.”No existe una alternativa militar ni paramilitar”, advierte Anastasevic, a pesar de que Alexander Simic, uno de los asesores del primer ministro, Vojislav Kostunica, insinuara hace unos días que la independencia de Kosovo podría provocar una nueva guerra balcánica. “Todos saben, y el Ejército serbio el primero, la gran diferencia que existe entre Unprofor[Fuerza de Naciones Unidas en Bosnia-Herzegovina en los noventa] y KFOR[fuerza de la OTAN en Kosovo, con 16.000 soldados]. Serbia sabe que le harán responsable de cualquier ataque contra los soldados de la OTAN”.

Tampoco hay una alternativa política clara, pese a que Kostunica ha amenazado con romper relaciones con los países que reconozcan un Kosovo independiente y ordenar un embargo con cortes de electricidad a la todavía provincia serbia. “El embargo es una diotez. Lo intentó Milosevic en 1999 y no funcionó porque las mafias de los dos lados se organizaron muy bien”, recuerda el analista.

La manipulación de la cuestión de Kosovo está erosionando los débiles fundamentos del sistema democrático serbio. Kostunica, un nacionalista que se simula moderado, y el poderoso Partido Radical, ultranacionalista y el más votado en las últimas elecciones, han logrado despertar otro fantasma, además del de Milosevic, el del miedo. Todos los que no están a favor de su política son presentados como traidores a la patria, la anti-Serbia. En esa partida de buenos y malos anda cautivo el presidente, el europeísta Boris Tadic, un hombre abrumado por las dudas y su incapacidad de distanciarse del discurso victimista de Kostunica y los suyos.

En la televisión B92, uno de los pilares del cambio que se intentó tras la caída de Milosevic en octubre de 2000, se emite un programa en directo convertido en el objeto del odio de los fanáticos. En El reloj de arena se denuncian los excesos y los escándalos en las privatizaciones de empresas públicas. En las últimas emisiones han sufrido ataques de vándalos. Su lema a la sociedad resulta provocador: “Si estáis bien, entonces nada”.

A pesar de todo, la UE sigue siendo Eldorado para millones de serbios. Aunque el viceprimer ministro Bozidar Djelic diga que su país no cambiará Kosovo por la pertenencia a la Unión, el 50% no está de acuerdo. Aunque es cierto que el tobogán emocional al que está sometida una población hastiada de guerras, pobreza y desempleo (y una Europa inalcanzable que le exige largas y humillantes colas para intentar obtener un visado) tiene secuelas. Hace seis meses eran el 70% los que cambiaban Kosovo por una parcela de futuro. “La buena noticia”, dice Anastasevic, “es que el 50% es el límite. De ahí no va a bajar”.

 

La UE ofrecerá a Serbia una vía preferente hacia la adhesión por la independencia de Kosovo 

Belgrado rechaza cualquier oferta que implique ceder a la provincia bajo mandato de la ONU

14/12/2007

La Unión Europea ofrece a Serbia una vía rápida hacia su adhesión a los Veintisiete a cambio de que acepte la independencia de Kosovo, que los europeos consideran ya un hecho a falta de ponerle fecha. Así consta en el borrador que los jefes de Gobierno de la UE están debatiendo hoy en Bruselas, en el último Consejo Europeo de la presidencia portuguesa. El problema, no obstante, está en Belgrado, que no acepta ninguna opción que implique ceder la provincia de mayoría kosovar que está gestionada por la ONU desde 1999, ni siquiera la que hoy se discute.

El ministro serbio de Exteriores, Vuk Jeremic, ha dicho que nunca aceptará ceder la provincia de Kosovo a cambio de acelerar su adhesión a la UE. Rechazaba así una oferta que aún no le ha hecho la Unión, que hoy celebra un Consejo Europeo en el que la agenda señalaba que debía encontrar una postura común sobre la más que probable independencia de la provincia serbia.

Por el momento, se está discutiendo un borrador que confirma que las negociaciones para poner de acuerdo a serbios y kosovares sobre el futuro de la región han sido exhaustivas pero infructuosas, que el estatus actual, bajo protectorado de la ONU, no puede mantenerse indefinidamente y que definir el futuro de la provincia de forma definitiva es clave para la estabilidad en los Balcanes. También señala que el caso de la provincia es especial y que no sentará precedente de ninguna manera, en un intento de cerrar el paso a eventuales declaraciones unilaterales de independencia.

No menciona en ningún momento la independencia, pero visto que los kosovares no aceptan otra cosa, la UE ofrece a Serbia la zanahoria de la adhesión para que no se oponga. Una vez que Belgrado cumpla los requisitos para lograr un acuerdo de asociación, la UE “reitera su confianza en que el progreso hacia la UE, incluyendo el estatus de candidato, puede acelerarse”. En un intento de contentar a Belgrado, incluye en párrafo que dice que una Serbia estable y próspera “completamente integrada en la familia de las naciones europeas es importante para la estabilidad de la región”.En concreto, el borrador dice: “La UE ha acordado con el secretario general de la ONU que el estatus de Kosovo es insostenible y por ello subraya la necesidad de llegar a un arreglo sobre Kosovo, que es esencial para la estabilidad de la región”. Además, anuncia que “la UE está dispuesta a asistir a Kosovo en el camino hacia la estabilidad, incluyendo la preparación de una misión ESPD [European Security and Defence Policy, política europea de seguridad y defensa], y a contribuir para establecer una oficina internacional civil como parte de la presencia internacional”. Las misiones ESPD tienen como objetivo garantizar la seguridad y en este caso incluye el envío de 1.600 policías y funcionarios judiciales para supervisar la labor de los agentes y tribunales kosovares.

 

REPORTAJE: El conflicto de los Balcanes 

Los muertos abandonan Kosovo 

Los serbios recuperan los restos de sus familiares sepultados en zona kosovar

Ramón Lobo Mitrovica

14/12/2007  

Si las tumbas serbias son el certificado de propiedad del territorio, su última frontera, ésta ha comenzado a replegarse en Kosovo dejando atrás lo que la mitología nacionalista considera sagrado e irrenunciable. Familias serbias que huyeron de sus aldeas tras los bombardeos de la OTAN en 1999 por temor a la guerrilla albanesa no sólo descartan regresar ocho años después, sino que desean llevarse hasta el último hueso de sus antepasados. La ciudad de Mitrovica, donde los serbios al norte y los albaneses al sur están separados por el río Íbar, que les sirve de frontera mental, la del miedo, es la capital de ese trasiego de difuntos.

En el estrecho local de la funeraria Skorpija, donde se hacinan los féretros y unos indescriptibles centros de flores de plástico, Zoran Radosavljevic atiende al teléfono. Prepara junto a Naim Behrami, su empleado albanés del otro lado, nuevas exhumaciones y traslados. “Somos una empresa legal registrada en Serbia y ante la Unmik [Misión de Naciones Unidas en Kosovo]. Nos encargamos de los permisos de los municipios, de los certificados sanitarios, de los desenterradores y del traslado. Nunca he tenido problemas de seguridad. Me muevo por Kosovo sin complicaciones”, asegura.

En el éxodo de los serbios del barrio de Gbravica de Sarajevo, al final de la guerra de Bosnia-Herzegovina en 1995, algunos optaron por llevarse sus muertos sobre las bacas de los coches. Era la imagen terrible del adiós definitivo, la metáfora irreversible de la desesperanza: nunca habrá vuelta atrás. Ahora ese abandono tajante de la tierra se repite en Kosovo y puede multiplicarse en los próximos meses.”Las primeras peticiones comenzaron en 2001. Es posible que a partir de ahora haya más”, asegura Zoran Radosavljevic, que ha sacado una botella de rakjia (aguardiente) en cuyo interior hay una cruz ortodoxa.”Las familias vienen a la funeraria y viajan conmigo por Kosovo. Vienen sobre todo mujeres. Ellas no tienen miedo. También he tenido el caso contrario, el de una anciana serbia que quería regresar a Kosovo y ser enterrada en Vitomirica, una aldea cerca de Pec en la que vivió toda su vida”.La guerra, la limpieza étnica llevada a cabo por las tropas del entonces líder de Serbia, Slobodan Milosevic, y los bombardeos de la OTAN en 1999 zarandearon a los vivos de un lado al otro en busca de nuevas seguridades. En ese trasiego, miles de serbios pobres y sin lugar adonde huir quedaron atrapados en enclaves del centro, sur y este de Kosovo, islas rodeadas de antiguos vecinos transformados en enemigos potenciales.

En Mitrovica, donde el río Íbar separa la ciudad en dos mundos protegidos por una frontera del miedo al otro, los vivos se apañaron en sus mudanzas de 1999 -serbios, al norte; albaneses, al sur-, pero dejaron a los muertos en la tierra equivocada. El principal cementerio musulmán de Mitrovica se halla en la parte de la ciudad donde los serbios se han hecho fuertes y amenazan con una secesión si Kosovo se independiza. El camposanto ortodoxo está en el sur, donde viven los albanokosovares. Nadie cruza de un lado a otro a visitar unas tumbas que naufragan entre la maleza y el olvido.”Desde que empezaron las exhumaciones he llevado a cabo unas 100″, dice Zoran Radosavljevic. “No hay más porque la gente no tiene dinero. El precio de la operación, incluyendo los permisos, el desentierro y el traslado es de 1.000 euros. Un sepelio normal, sin tanta complicación, no supera los 300”.

Aunque Zoran no desea hablar de política, sabe que la inminente declaración de independencia de Kosovo provocará nuevas huidas de serbios y el crecimiento de un negocio en una tierra tan castigada por el odio que ni los muertos más antiguos logran descansar en paz

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: